Cómo hacer frente a la vida sedentaria

Actualmente la sociedad inmersa en el tejido empresarial y laboral, un gran porcentaje de ellos se encuentra en ese sector de trabajo auspiciado por una vida sedentaria. Cada vez más los trabajos se digitalizan y se eleva la tasa de profesiones sedentarias en todo el mundo. Con un ordenador o conexión a internet  no hay límites y las posibilidades son infinitas. Es por eso que quizás se haya perdido una rutina de actividad física que hay que recuperar, al igual que los hábitos alimenticios, para garantizar un buen estado de salud.

¿Cómo enfrentarnos a una vida sedentaria?

Lo principal es tener la voluntad de querer cambiar. Este es un primer paso fundamental para iniciar un proceso que concluya en la adquisición de nuevas rutinas de trabajo. Es muy común que, una persona que se dedica a estar frente a una pantalla por largas horas, se acostumbre a esta situación de nula actividad física.

Y no solo entra en juego en estos casos el estar sentado por horas en la oficina, sino también lo que se suele picar en estas horas de trabajo. Comida poco recomendable y a la que hemos echado mano muchas veces sin pensar en las consecuencias que tiene elegir estos snacks durante una larga temporada.

Soluciones para evitar la vida sedentaria

Aquí os dejo algunas de las técnicas que yo os recomiendo para conseguir dar un vuelco a la vida sedentaria con una serie de pasos muy sencillos que puedes convertir en rutina. Uno de ellos es, simplemente, levantarte del sitio todas las horas al menos unos minutos. Una decisión que te sirve tanto para activar los músculos como para airear la mente y despejarla de la pantalla y la luz reflectante.

Otra cuestión que yo considero muy importante son las horas de comida y los tipos de comida. Unos frutos secos, pieza de fruta a media mañana, o un bocadillo de pan integral para matar el gusanillo es lo ideal. Eso, y mucha agua. Nada de picar a todas horas.

Por último, para acompañar a esta dinámica es recomendable mantener una tendencia activa, hacer ejercicio después de la jornada laboral y establecerse un plan de comidas y dietas personalizadas por nutricionistas expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *