Escoliosis – Mi caso relatado por mí

Hola a tod@s de nuevo,

Hoy, dejando un poco de lado los contenidos sobre los que os suelo hablar siempre, es decir, blogs y optimización de contenidos para vuestros bitácoras, quiero salirme totalmente de mi línea y escribir sobre un tema totalmente diferente.

Los que ya me conocéis, sabéis que durante años he sufrido molestias severas en la espalda por culpa de una escoliosis. Os quiero contar mi caso, por petición de una lectora, y espero que, a través de mi relato, muchas personas puedan solucionar su problema de escoliosis.

La escoliosis es una patología que causa dolor de espalda, pero no sólo, también dolor de cuello, cabeza e, incluso, problemas de ATM (como me sucedía a mí) todos estos problemas se producen como consecuencia de una curvatura que tiene lugar en la espalda.

Se desconoce la causa exacta que provoca la escoliosis aunque, normalmente, está asociada con la etapa de crecimiento, sobre todo, la adolescencia, en especial cuando los niños crecen con demasiada rapidez.

Para determinar si un paciente tiene escoliosis es necesario someterse a una serie de exámenes donde se determina el ángulo y la dimensión de la curvatura. Asimismo, también se detecta si ésta puede ir a más, es decir, si los grados de curva podrán ir en aumento o ya están estancados.

Dependiendo del diagnóstico, el médico puede aconsejar al paciente el uso diario de un corsé ortopédico y la asistencia asidua a un centro de fisioterapeutas en Madrid para llevar a cabo una rehabilitación guiada con ejercicios específicos y supervisados por un profesional sanitario.

No obstante, muchas escoliosis no requieren del empleo de un corsé, como en mi caso, de hecho, como me han asegurado más de un especialista, no habría sido necesario para mi tipo de escoliosis haber llevado un corsé ortopédico durante 5 años porque lo único que ha provocado es una debilitación de los músculos.

¡Repito! No habría sido necesario en mi caso porque los grados de la curvatura no eran demasiados, para la prevención y cuidado de la espalda sólo me habría hecho falta asistir a un centro de fisioterapeutas especializado un par de días a la semana. No obstante, este es mi caso, lo cual no quiere decir que otras personas que tengan una escoliosis con más de 35º de curvatura necesiten llevar un corsé ortopédico todos los días.

Con este post únicamente pretendo informar que antes de tomar una decisión tan difícil es mejor consultar a más de un médico. Gracias por leerme y espero haberos servido de ayuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *