Rehabilitación en tu centro de fisioterapia tras una rotura de hueso

Hoy me gustaría contar un caso personal, muy cercano a mí, de una persona que, tras romperse el peroné, ha tenido que estar realizando diferentes ejercicios de rehabilitación.

Y es que la rotura de un hueso y su posterior recuperación llevan un proceso que hay que seguir con la ayuda de un fisioterapeuta especializado, bien en tu centro de fisioterapia o bien en tu consulta de Traumatología de la sanidad pública.

En primer lugar, la persona con esta lesión debe permanecer varias semanas con una escayola y con la pierna inmovilizada totalmente. Posteriormente, se le quita la escayola y se le coloca una venda protectora, pero a partir de este momento ya puede comenzar a realizar algún movimiento, con muchísimo cuidado.

Es a partir del momento en el que el vendaje desaparece cuando la función de una clínica de fisioterapia cobra mayor importancia.

Y es que es necesario que el paciente realice una serie de ejercicios, siempre guiados por el profesional que le atiende en su centro de fisioterapia de Madrid, como es el caso de la persona que estoy relatando su caso.

Con la ayuda de unas bandas elásticas, por ejemplo, es importante que se trabaje la elasticidad y la movilidad muscular de la pierna afectada. Tanto tiempo con una escayola puesta provoca que la pierna y sus músculos se debiliten. Y para volver a caminar con normalidad, es esencial que esos músculos trabajen para ponerse al nivel de los de la otra pierna.

Además, los pequeños paseos también son positivos, pasando progresivamente a ser más largos y resistentes.

En definitiva, una rotura de hueso no se cura simplemente con un tiempo de escayola, sino que la recuperación y rehabilitación posterior en una clínica de fisioterapia es vital para que se vuelva a tener la misma movilidad que se tenía antes de la lesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *